Bienvenido, aquí encontrarás los mejores videos de música, reflexiones, y las noticias más importantes del momento, también podras ver biografías, algunas frases de bendición para tu vida, encuestas y mucho más......

Busca Entradas - Ejem. Dante Gebel, Manny Montes, Alex Campos, etc.

jueves, 21 de julio de 2011

Reflexión - Siempre El Mismo


Porque yo Jehová no cambio. 

Malaquías 3:6

Dios es inmutable, Él no cambia en su ser, en sus atributos, ni en su propósito. Él es el que no cambia, el mismo ayer, hoy, y para siempre. 

En el Salmo 102:25-27 dice: "Afirmaste la tierra desde el principio; tú mismo hiciste el cielo. Todo ello dejará de existir, pero tú permaneces firme. Todo ello se gastará, como la ropa; ¡tú lo cambiarás y quedará cambiado, como quien se cambia de ropa! Pero tú eres el mismo; tus años nunca terminarán." (Versión Dios Habla Hoy).

Dios no cambia en Su ser, sin embargo, utiliza distintos métodos para tratar con las personas con respecto a temas como el pecado y la responsabilidad, aunque el camino de la salvación, siempre ha sido el mismo, esto es, por gracia por medio de la fe. Esto no afecta en nada su inmutabilidad. 

Ni tampoco afecta la inmutabilidad de Dios el hecho de que Él se "arrepienta". Aquí llegamos ante algo que pudiera ser una contradicción. Por un lado, leemos: "Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre, para que se arrepienta" Números 23:19. Pero también hay pasajes en los que leemos: "Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra" Génesis 6:6; ¿Como puede ser Dios inmutable, y a la vez arrepentirse? Por su misma naturaleza, Él debe recompensar la obediencia y castigar la desobediencia, porque Dios es justo. Mientras Sus criaturas le obedecemos por amor, y nos volvemos sus hijos al aceptar a Cristo en nuestras vidas, Él nos bendice. Pero si su creación decide embarcarse en una vida de pecado, debe disciplinarles. Por lo tanto este "arrepentimiento" no es más que un cambio en Sus propósitos y planes hacia aquellos cuya conducta y carácter ha cambiado. 

Lo anterior no significa que el cambio en las personas le haya tomado por sorpresa, ya que como sabemos, otro de los atributos de Dios es su omnisciencia, Él lo sabe todo, aún por adelantado. 

La verdad que engloba el que Dios no cambie en su carácter y su esencia debe ser un consuelo muy hermoso para nuestras almas. Vivimos en un mundo de cambios y decaimiento. Es maravilloso tener un Dios que no cambia, podemos entonces, depender completamente de Él, quien es incambiable y fiel en todos Sus tratos con nosotros. 

Aunque la inmutabilidad es un atributo exclusivo de Dios, debemos ser imitadores suyos en la medida que podamos. No debemos ser cambiantes, inconstantes, no debemos tener dos personalidades. ¡No debemos ser amables, graciosos y sociables con los extraños, y maleducados con nuestra familia! No debemos tan sólo desear, sino anhelar con celo cambiar donde se debe mejorar. 


Autor: William MacDonald 
Fragmento





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenidos todos los comentarios que sean de edificación. Muchas bendiciones a todos.

Google